Política Energética

“La rentabilidad está por encima de la seguridad”

A 2 meses del incendio en YPF - Ensenada
 
A 2 meses de las inundaciones en la ciudad de La Plata que ocasionaron el grave incendio en la planta de Ensenada, hablamos con el ex trabajador de YPF Carlos Guanciarrosa, Sec. Gral. de la Agrupación Enrique Mosconi (de La Plata, Berisso y Ensenada), y también miembro de la FeTERA-CTA. Echarle la culpa a la naturaleza no alcanza. La situación de la planta después del incendio, el sistema de seguridad ante las emergencias, el régimen de la jornada laboral, la desidia del Estado. Lo que no se hizo y lo que no se hace en una empresa donde, a pesar de la estatización del 51%, la lógica continúa siendo como en la época de la privatización.

 

Se cumplieron 2 meses de las inundaciones en La Plata, ¿Cómo está la ciudad después de semejante tragedia?
 
Carlos Guanciarrosa: En principio decir que la inundación dejó una marca muy fuerte a todos los inundados. Se vienen realizando movilizaciones y asambleas de vecinos de distintos barrios, como Tolosa, Barrio Norte, Castelli, zona sur y algunos barrios más. Esta organización de los vecinos inundados esta creciendo y se movilizan para reclamar, entre otras cosas, subsidios para todos los inundados. Porque nosotros, como victimas de la inundación, sufrimos la desidia del Estado porque hubo muchas advertencias de que esto podía ocurrir y no se hizo nada para evitarlo. El caso más llamativo es el informe de obras para evitar las inundaciones que la Facultad de Ingeniería de La Plata, específicamente el Departamento de Hidráulicas, presentó hace 6 años. Este informe advertía reiteradamente que si no se hacía el ensanchamiento y limpieza de os distintos canales de desagote de La Plata, podía producirse lo que luego terminó ocurriendo.  Esto quiere decir que si se repiten las grandes lluvias como viene sucediendo, en toda La Plata, en Berisso, Ensenada y zonas aledañas, esto todavía puede volver a ocurrir. Esto lo aclaro para marcar que una cosa es la naturaleza y otra muy distintas es la desidia. Y lo que ocurrió en la planta de Ensenada de YPF gran parte tiene que ver con la desidia. Si no se modifica la concepción de que la rentabilidad está por encima de la seguridad no va a haber solución, porque bajo esta lógica todo lo que se hace tiene efectos paliativos.
 
¿Qué se debería hacer?
 
CG: Lo que se tiene que hacer es retrotraer todo el esquema operacional de la planta en función de la seguridad en contraposición de la actual lógica de la rentabilidad. Mucha más aún teniendo en cuenta que el costo laboral en la estructura general de la planta es ínfimo. No resiste el menor análisis de cómo puede ser que este tipo de plantas, que tiene que ver con la petroquímica y refinación de hidrocarburos no tengan una dotación suficiente para tener un nivel de operatividad dentro de los marcos de seguridad que este tipo de plantas requiere. Entonces, hasta que no se modifique esto, estamos en la misma situación. Por ejemplo, no hay brigada de incendios y todo el mundo sabe que es fundamental porque evita que en una planta de refinamiento de hidrocarburos un incendio tome entidad, crezca y sea una grave amenaza. Lo que pasó en este incendio es que el fuego tomó entidad, y por más que llegaran los bomberos de Ensenada y otras zonas rápidamente, hasta que no se consumiera totalmente el combustible no lo pudieron apagar. Una dotación de emergencia es algo esencial y necesario en la planta de Ensenada, como en cualquier otra.
 
¿Cómo se llega a esta situación?
 
CG: Tiene que ver principalmente la desidia de la lógica de la rentabilidad de la empresa, pero se suma un nuevo factor que es el gremial. El SUPeH (Sindicato Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos) forma parte del negocio de las empresas contratistas, que todo el mundo sabe que “reportan” mensualmente al sindicato, y junto con la parte empresarial y las autoridades miran para otro lado. Entonces, si esto continua así no va a haber solución.
 
Desde la parte gerencial de la empresa, con Miguel Galuccio a la cabeza, se dijo que las consecuencias del incendio fueron menores y que la recuperación está siendo rápida.
 
CG: Esto no es cierto. Aparecieron nuevas fotos de la planta donde se pueden ver aún todos los hierros retorcidos. Son fotos de cerca, no aéreas. Creo que esto marca la gravedad del incendio. Cuando se afecta todo el sistema de hornos tienen que cambiar los mazos, entre otras cosas. Esto muestra la gravedad. Si se calcula el gasto en materiales y el gasto en el lucro cesante y lo comparas con el gasto de mayor dotación que es mayor seguridad resulta muy superior el primero. Esto demuestra que la situación no resiste menor análisis. ¿Cuántos millones vale la recuperación de la planta de YPF? ¿Cuál es el costo de poner una dotación para mayor seguridad? Esto no resiste análisis. Y desde la gerencia de YPF minimizan las consecuencias porque la decisión es continuar con este esquema. También minimizan la contaminación ambiental que produjo y los tipos de materiales que se utilizan en la planta que son cancerigenos si se está expuesto mucho tiempo a ellos. ¿Alguien puede explicar cómo es posible que no se haya reducido la jornada laboral a 6 horas ya que es un trabajo de insalubridad? Hoy los operarios de la planta están hasta 12 horas trabajando. Esto es una barbaridad. Y lo relaciono con el incendio porque detrás de todos estos temas está la lógica de la rentabilidad que llevan adelante en la empresa. Bajo esta lógica nunca van a aumentar las dotaciones, ni van a estar todos los equipos de manera adecuada. Por eso, esto que sucede no es solamente por la responsabilidad de la dirigencia de la empresa, acá hay una connivencia entre la gerencia de YPF, el sindicato y las estructuras del gobierno.
 
Desde YPF anunciaron que en 2 o 3 meses se iba a recuperar la planta de Ensenada
 
CG: Si, recuperan al 100% la operatividad. ¿Pero bajo qué régimen? Es bajo el mismo régimen que estaban operando anteriormente al incendio. Hay volver al principio de todo y preguntarnos por qué se produjo el incendio. Le echan la culpa al factor climático y a la intensa lluvia. Puede ser. Pero estamos 100 por ciento seguros es que aún con esa intensa lluvia, si había operadores de planta como corresponde para que controlen todo. Por ejemplo, el control sobre las bombas que se ponen en marcha que hace que toda el agua vaya a una pileta que se llama API (que colecta agua pluvial y restos de combustible). Lo que sucedió es que llovió tanto (315 milímetros en 6 horas, cuando la planta está preparada para recibir 95.000 en ese tiempo) que la pileta API desbordó. ¿Pero por qué se desbordó? Además de la cantidad de agua que cayó, desbordó porque no había un operador que esté controlando y bombeara la pileta de API, entonces se desbordó agua con hidrocarburos en la superficie (porque son más livianos), y entró en contacto con el horno Coke A que estaba a 300 grados (había sido apagado con las lluvias, pero de 500 grados sólo había bajado a 300). La combinación de productos inflamables con hierros calientes y los gases produjo el incendio. Al no haber operador de planta que observe esta situación y ponga las bombas en marcha para bajar el nivel de la pileta API se prendió fuego ese sector. Lo que se prendió fuego fue el horno Coke A y el Topping C (de procesamiento).
 
¿Qué régimen hay ahora en la planta?
 
CG: El mismo régimen de la privatización; 2 turnos de 12 horas y un turno franco. Antes había 4 turnos, 3 de 8 horas trabajando y uno franco, encima antes había mayor dotación de personal. Y había una brigada de incendios. Porque el staff de mantenimiento antes era con el mecánico, el instrumentista y el electricista junto con un operador de la planta de producción, uno de almacenamiento y un operador de caldera eso se conformaba con la brigada de incendios. Hoy eso no existe.
 
¿Qué régimen se necesita?
 
CG: Se necesita cambiar fuertemente. Pero en lo inmediato, se necesita un régimen de 8 horas y 6 horas los turnos con mayor número de operadores y trabajadores que conformen la planta y la brigada de incendios. Si no se revierte esta situación y continúan las condiciones internas de YPF como en la privatización, estamos en un estado latente de peligrosidad porque no se está operando con seguridad la planta.
 
En abril, mes del incendio, la planta produjo 231 millones de litros de naftas y gasoil, casi la mitad de lo elaborado el mes anterior (456 millones). Nuevos cálculos indican que la recuperación total de la refinería estará finalizada en 2015. Los últimos datos arrojan un aumento en las importaciones de combustibles.
 
Prensa FeTERA-CTA

Está aquí: Inicio Política Energética “La rentabilidad está por encima de la seguridad”