¿Qué es FeTERA?

En la FeTERA defendemos los derechos de los trabajadores, las fuentes de trabajo, y los recursos energéticos nacionales, pensamos la energía como un bien social ...

Soberania Energética

El modelo energético privatizado, ya fracasó hace años; necesitamos una empresa pública, nacional, federal, con control social y de los trabajadores...

TARIFAS ELÉCTRICAS

Con la quita de subsidios las empresas van a seguir percibiendo el mismo dinero, la diferencia la vamos a pagar directamente los usuarios...

Congreso FeTERA 2017

El XVII Congreso Nacional Ordinario y XIX Congreso Nacional Extraordinario se realizará los días 31 de marzo y 1 de Abril en la ciudad de Santa Rosa en La Pampa...

Noticias

Ante el ajuste de Macri, más unidad de acción para 2018

Por José Rigane, secretario Adjunto de la CTA Autónoma y sec. General de la FeTERA

Está cerrando este 2017 y hay una serie de temas relacionados a los trabajadores, trabajadoras y sus organizaciones que hay que analizar. Fue un año donde el Gobierno de Mauricio Macri avanzó contra los trabajadores en dos direcciones.

Por un lado, con medidas directas que afectan directamente los bolsillos de los sectores populares y trabajadores, como el ajuste a los jubilados y la reforma laboral que precarizan aún más nuestras condiciones de trabajo. Por el otro, una serie de medidas económicas tomadas directamente desde la Casa Rosada en beneficio del capital concentrado que redondea un año de importantes ganancias para este sector conformado por especuladores y las multinacionales. La fiesta del macrismo la bailan los que ganan con las Lebacs, el endeudamiento y las multinacionales.

La obsesión del Gobierno es reducir el gasto público, un pedido expreso que le realizó el FMI a Macri en 2016. En sintonía con esto, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, señaló este martes que “si no bajamos el déficit fiscal nos exponemos a una crisis macroeconómica”.

Es decir, el ejecutivo necesita bajar el gasto público para salir del déficit fiscal para que le cierren las cuentas que le recomendó el Fondo Monetario Internacional. Además, plantea un crecimiento a base de aumentar las ganancias de los sectores multinacionales o las grandes empresas nacionales (del agro, la energía, la industria, etc.) bajando los costos laborales. “El costo laboral de Argentina es uno de los más altos del mundo”, repiten sin cesar desde el Gobierno y los empresarios.

Traduciendo esta lógica económica, el Gobierno está impulsando medidas para bajar los salarios para que la tasa de ganancia empresaria y la especulación financiera aumente.

En criollo, el gobierno de Macri les saca dinero del bolsillo a trabajadores y jubilados para transferirlo a las grandes empresas privadas y la timba financiera. Ajuste para muchos, fiesta de dólares para pocos.

Pero con este modelo se quedan afuera millones de personas que están siendo marginados y aumentando la dramática cifra de exclusión social que tiene nuestra Argentina.

Esta es la política del gobierno y, como ya demostró con toda furia, la va a imponer con represión, balas de goma y plomo, persecución política y encarcelamiento como implementó con los trabajadores del Ingenio La Esperanza en Jujuy o la feroz represión en el Congreso de hace unos días. Por supuesto, también tenemos que recordar y pedir justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel en el sur del país.

En diciembre se dio a conocer el Informe Sobre la Desigualdad Global 2018 donde participaron 100 investigadores y economistas de los cinco continentes. Llegaron a la conclusión de que la desigualdad de ingresos ha aumentado en todo el mundo desde la década de los ochenta. Sin excepción alguna. El resultado concreto es que el 1% de la población con más ingresos gana el doble que el 50% más pobre en el mundo. Así es el capitalismo; injusto y desigual.  

El problema que tenemos en la Argentina es que este Gobierno de Mauricio Macri toma medidas económicas que van claramente en dirección de profundizar estos terribles niveles de desigualdad que ya tiene el planeta. 

Feliz 2018

Ya se conocieron algunas medidas nuevas que volverán a impactar en la inflación como son los aumentos de la electricidad y gas previstos para el primer trimestre del año; el aumento del combustible, que ahora el ministro de Energía, Juan José Aranguren, lo “liberado” al mercado, como también “liberó” el precio local del petróleo; el aumento del 100% en el transporte, que en la Ciudad de Buenos Aires (por tomar un lugar de referencia) el boleto mínimo de colectivo pasará de 6,25 o 6,50 a 12 o 13 pesos y el de tren aumentará de 4 a 8 pesos; entre otras.

No se nos tiene que escapar la disparada del dólar, que también en los últimos días trepó hasta casi los 20 pesos. Cada vez que ocurre esto el sector perjudicado es el mismo: los trabajadores.

La fiesta de las Lebacs (una timba amparada desde la Casa Rosada) con tasa de interés de alrededor de 30 por ciento, la disparada del dólar, la deuda a 100 años y los 200.000 millones de endeudamiento emitido en 24 meses por este Gobierno alguien lo tiene que pagar. Ese que va a pagar la fiesta macrista no es otro que los trabajadores y trabajadoras, los jubilados, los que reciben la AUH, etc.

Como si fuera poco, desde el “Estado Modernizador” macrista están volviendo a despedir trabajadores estatales. En los últimos días se conocieron despidos en Fabricaciones Militares, el Ministerio de Defensa, ENACOM (Comunicaciones), SENASA, Ministerio de Energía, Ministerio de Modernización, Jefatura de Gabinete, Presidencia, INCAA (que además no recibirá dinero para la producción cinematográfica en todo 2018), Ministerio de Cultura y Televisión Digital Abierta (por la vorágine que nos tiene acostumbrados el Gobierno esta lista puede quedar desactualizada en pocos minutos) y el CCK. Distintas dependencias estatales ya anunciaron medidas de fuerza y paros nacionales.

Este terrorífico panorama social y laboral se completa con el cierre de cientos de pymes en todo el país y los despidos en el sector privado que no cesan.

Como detalle poco sutil del beneficio del Gobierno a los sectores concentrados, en este diciembre también nos enteramos que desde la Casa Rosada habilitaron la fusión entre Cablevisión y Telecom para que el Grupo Clarín crezca aún mucho más. Desde los medios de comunicación se conforma así un discurso casi único de sostén a las mentiras y las políticas ajustadoras del Gobierno. Sin este aparato de propaganda llamado “periodismo oficialista”, la mentira de la “Pobreza Cero” como principal objetivo de este Gobierno no podría pasar.

Si, a aunque suene extraño, este Gobierno es el que prometió la Pobreza Cero para la Argentina. A esta altura, un insulto al pueblo.

Qué hacer en 2018

Desde la CTA Autónoma somos concientes que la única opción y camino genuino para defender toda esta avanzada del Gobierno y el sector patronal y especulador es la unidad de la clase trabajadora. Un camino no exento de dificultades y contradicciones. Lo sabemos. Pero tenemos que ser lo más inteligentes que podamos para entender que hay que generar todos los espacios posibles de coordinación y unidad en la acción para frenar el ajuste y la fiesta macrista.

La CTA Autónoma esta predispuesta a la unidad en la acción, como lo hemos hecho muchas veces en estos dos años de gobierno de Macri como en los anteriores gobiernos. Nuestro faro son los intereses de los trabajadores. De esa no nos bajamos.

Unidad de los trabajadores para frenar el ajuste.

Por un 2018 de unidad y lucha.

A pesar de todo, feliz año nuevo.

 

Está aquí: Inicio Gremiales Ante el ajuste de Macri, más unidad de acción para 2018