¿Qué es FeTERA?

En la FeTERA defendemos los derechos de los trabajadores, las fuentes de trabajo, y los recursos energéticos nacionales, pensamos la energía como un bien social ...

Soberania Energética

El modelo energético privatizado, ya fracasó hace años; necesitamos una empresa pública, nacional, federal, con control social y de los trabajadores...

TARIFAS ELÉCTRICAS

Con la quita de subsidios las empresas van a seguir percibiendo el mismo dinero, la diferencia la vamos a pagar directamente los usuarios...

Congreso FeTERA 2017

El XVII Congreso Nacional Ordinario y XIX Congreso Nacional Extraordinario se realizará los días 31 de marzo y 1 de Abril en la ciudad de Santa Rosa en La Pampa...

Noticias

Isaac, compañero y luchador incansable

Entrevista a Isaac Gurovich realizada el 27 de julio de 2006.

11 años después Isaac continua participando de nuestros encuentros, congresos y penarios, luchando siempre por la recuperación de nuestras empresas estratégicas perdidas en la oleada privatizadora. Entrevista realizada por Gabriel Martínez, secretario de organización e interior de FeTERA.

(AGENCIA FeTERA 27/07/06). Isaac Gurovich, compañero incansable de lucha. Nos cuenta su historia. Nos ayuda a comprender las condiciones laborales del trabajador de la energía en la década del 50. Nos da una panorámica del proceso de transformación de los sindicatos en pro patronales y de la empresa estatal en empresa privada. Damos un vistazo a la historia, de un inclaudicable luchador, cuya principal arma es la solidaridad, la fidelidad a su principio de honestidad y al debate de ideas.

¿Isaac, cuándo empezó tu lucha gremial?

ISAAC GUROVICH. En 1949, a los 20 años de edad, ingresé a trabajar en la Compañía Argentina de Electricidad, CADE, que luego se llamaría Compañía Eléctrica de la Provincia, CEP, que estaba afiliado al Sindicato de Luz y Fuerza de la FATLyF, que formaba parte de la CGT. Ni bien entré en la empresa, empezamos a exigir que se cumpla con lo que estaba establecido en el Convenio Colectivo de Trabajo. Esta pelea la inicié porque la consideraba justa. Este modo de comportarme, hizo que mis compañeros me eligieran como delegado y luego delegado gremial.

Estuve un año trabajando en zanjas, luego trabajé en la guardia de emergencia, por 9 años. Y el irrespeto por parte de la empresa al Convenio de Trabajo era permanente, por tal motivo, la lucha debía continuar.

En ese entonces salíamos a trabajar al aire libre, en zonas apartadas, construyendo pozos, haciendo zanjas. No había baños, teníamos que pedir a los vecinos que nos faciliten el baño. Teníamos que ir a comprar comida. Peleamos para lograr que el trabajador sea tratado como un ser humano. Nuestra lucha fue exitosa, en este momento de la historia, en tanto y en cuanto logramos que se coloquen baños destinados a los trabajadores, comedores o asignación para comida y también un logro importante fue que se establezca claramente los metros de zanja a cavar y no de se realice este trabajo de manera indiscriminada y otro tipo de reivindicaciones laborales, además de la lucha salarial.

Todas las tareas se hacían con gente que tenía relación laboral directa con la empresa, con todos sus derechos. Paulatinamente, la empresa en complicidad con el sindicato, fue incorporando actividades con trabajadores tercerizados.

¿Se cumplían con las normas de seguridad?

Te voy a dar un ejemplo en relación a tu pregunta. Una vez tuvimos que trabajar con líneas de media tensión, sin protección de la cadena. El capataz nos quería obligar a que realicemos las tareas sin las medidas de seguridad necesarias. Como delegado me opuse y exigimos que se tomen en cuentan las medidas de seguridad y por lo tanto se coloque la cadena a tierra por el riesgo de vida que significaba para el trabajador. El capataz se puso duro, nosotros también, y finalmente le impusimos el convenio que es lo que correspondía. Ponernos firmes hizo que nos fueran respetando, ganamos en confianza para hacer respetar el convenio y así nuestros derechos claramente establecidos. En el sector eléctrico hay que tener mucho cuidado, un error puede costarte la vida.

Hubo un caso en Buenos Aires, un grupo de albañiles que trabajaban en una cámara, tuvieron un accidente. ¿bueno, por qué fue el accidente? porque estos trabajadores que no eran de la empresa, eran tercerizados, entraron solos.

Nosotros teníamos como norma no entrar a las cámaras si no estábamos acompañados por un ingeniero o un oficial y además, para trabajar en la cámara se ponía protección en las líneas de alta tensión y en las de media tensión para evitar cualquier tipo de accidente.

¿Para qué servía la cadena?

La cadena metálica se conectaba a la línea e iba a tierra. Si en algún lugar entraba una carga con tensión, es como si se produjera un cortocircuito y saltaba la línea, con eso se evitaba la descarga eléctrica, es decir la electrocución.

¿Cómo era tu actividad gremial?

Fui muchos años delegado y delegado gremial, pero en general siempre fui activista, concurría a las asambleas, discutía. Estaba en una organización que era contraria a la del sindicato oficial. Se conformó otra organización porque en el sindicato Luz y Fuerza de la FATLyF, de ese entonces había favoritismo, con el pasar de los años tomaban decisiones en común acuerdo con la empresa y no con los trabajadores. Trabajé durante 37 años en la Empresa Eléctrica, durante ese tiempo, como delegado, tomé por norma reunir a los 500 trabajadores, día por medio, para informar sobre las actividades gremiales y para que formen parte de la solución de los problemas. Muchas veces íbamos a los lugares donde estaban trabajando los compañeros.

Fui delegado gremial en Morón, Matanza, San Miguel, Pilar, Hurlingham, Marcos Paz, las Heras, y otras localidades. Con el pasar del tiempo se dejaron de lado las recorridas a los sitios de trabajo. Esto se debió a que se crearon otras secretarías, con otros delegados en los lugares alejados. Se crearon otros sectores, porque el trabajo era cada vez mayor.

¿Tenías derecho a una jubilación especial por hacer un trabajo de riesgo?

Me jubilé a los 37 años de trabajo, con 9 años de trabajo peligroso en la guardia. Después pasé a medidores. Primero leíamos y luego cobrábamos -cuando se cobraba en la calle-, y como agente de corte. Me jubilé con 57 años de edad. Ahí viene otro problema, vos dijiste la palabra. Nos tenían que pagar por trabajo “peligroso”, lo que significaba en la jubilación un 30% más. ¿Qué hizo la empresa? Bueno, metió la palabra trabajo “riesgoso” para no pagar ese 30%, quien lo avaló fue el sindicato de Luz y Fuerza de la FATLyF.

El sindicato dejó perder muchas cosas, de 6 horas de trabajo, pasamos a 8 horas. En las subestaciones donde trabajaban 2 personas se dejó a una sola. En una subestación eso es extremadamente peligroso, si algo llega a pasarte, no hay quien te auxilie.

¿Cuál fue la actuación del sindicato ante el planteo de la privatización de la empresa?

En la década de los 90, SEGBA se dividió en Edenor, Edesur y Edelap. En el sindicato había Resoluciones de años que hablaba de la Gran Empresa Federal. Era lo correcto, el gobierno teniendo una gran empresa puede planificar, no como ahora que hay 32 ó 35 empresas donde hay en cada una un director, un subdirector, que cobran montón de plata.

La empresa se iba transformando, sacaron los comedores, los albañiles que estaban bajo el mismo convenio de nosotros, fueron tercerizados, es decir se los sacó del convenio. No se tenía en cuenta la necesidad de los trabajadores.

El sindicato se empezó a transformar en patronal, y en determinado momento, cuando las condiciones estaban dadas planteó la privatización, pero para eso, convocó un congreso donde necesitaba contar con una mayoría de dos tercios de los delegados para aprobar un apoyo a la privatización. De 41 sindicatos afiliados a la FATLyF, 19 formábamos parte de la Agrupación Julio Armando Barcos, en nombre del compañero de Villa María que murió en un accidente. Estas organizaciones entre las que se encontraba el Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata, se oponían al proyecto privatizador y por lo tanto, no había forma de lograr los dos tercios requeridos para apoyar la misma. Bueno, no te alargo más la historia, en medio de la discusión se pidió un cuarto intermedio y cuando los sindicatos que componían la agrupación opositora se retiraron continuaron las deliberaciones en forma ilegal y se aprobó, mientras se impedía el reingreso de los delegados faltantes, la política privatizadora del gobierno menemista.

¿En qué momento se da tu relación con FeTERA?

En el 94 hubo un Congreso de Asociaciones Vecinales en Mar del Plata. Ahí me volví a ligar con los compañeros de Luz y Fuerza que yo conocía, con quienes había conversado permanentemente. Estuve cuando Rigane ganó las elecciones con una diferencia de 11 votos.

Permanecí una semana con la agrupación, siguiendo el proceso de votación y poniéndome contento porque nosotros apoyábamos la lista de Rigane. Me enganché con los compañeros de Luz y Fuerza de Mar del Plata. En 1995 se fundó la FeTERA y como estaba interesado en el problema eléctrico, sin ser técnico, ni ingeniero, pero tenía conocimiento debido al trabajo que realicé y además porque soy autodidacta, pasé a integrar el Centro de Estudios de FeTERA. En esa comisión con otros compañeros como Natalio Kurschnir, Jorge Braziulis, Gerardo Petrarca, Gustavo Callejas, Jorge Soler y Gabriel Martínez, hicimos muchos trabajos de divulgación sobre política energética; fundamos la FeTERA SEMANAL en 1998 y redactamos el Programa Energético Alternativo de la FeTERA, que aprobó el Congreso de la CTA, con más de ocho mil delegados presentes, en 1999. Después empecé a participar de Congresos y reuniones de la Federación de la Energía, sin abandonar la problemática del agua.

Hoy eres un referente importante en el tema del agua, ¿Cómo pasaste de la electricidad al agua?

Me jubilé y a los cuatro años de eso me mudé a otro lugar, donde vivo actualmente, en el año 94. En el barrio estaban poniendo el servicio de agua con la compañía francesa Suez, los vecinos se oponían a pagar la instalación de agua, porque el Marco Regulatorio decía que teníamos que conectarnos, pero la mayoría teníamos perforaciones de 70 y pico de metros de profundidad, donde se encontraba agua buena. Suez también realizaba perforaciones de la misma cantidad de metros, tomaba esa agua y distribuía adicionándole cloro, sustancia cancerígena. Con la Sociedad de Fomento, Asociaciones Vecinales conformamos un frente de lucha. Esta lucha la seguimos dando hasta lograr que el servicio y la calidad de agua sean los mejores.

¿Cómo define Isaac a Isaac?

Como un hombre que ha luchado por sus principios toda la vida; que tiene sus debilidades, pero se crió en la honestidad; en luchar por lo que es justo y eso, en ocasiones, te lleva a tener muchos sinsabores. Pierdes conocidos, pero es cierto que también ganas amigos. La confianza en la gente nunca la he perdido.

Me equivoqué en muchas cosas, pero rectifiqué tantas otras.

Isaac es el hombre que va a seguir peleando, que va a seguir analizando, que cree que vamos a triunfar, que el capitalismo no puede resolver los problemas de la sociedad, como el hambre, la desocupación. En la época de la automatización, donde se hace un sin fin de cosas hay una contradicción entre los que tienen y los que no tienen.

Sigo confiando en la gente y confío, a pesar de mis 78 años, en que veré el resultado de nuestra lucha. Los cambios hoy por hoy se producen de una manera vertiginosa, por eso tengo la certeza de que veré la transformación social por la que estamos propugnando con este batallar incansable y permanente.

Soy argentino de padre y madre rusos. Estuve casado durante 57 años. Quedé viudo y después conocí a la mujer que hoy es mi compañera. Una mujer dulce, con quien me casé hace poco tiempo. Tengo 9 nietos, 2 bisnietos.

Está aquí: Inicio Gremiales Isaac, compañero y luchador incansable