Noticias

"El proyecto de Ley de Riesgos del Trabajo es en lo laboral lo que la ley antiterrorista es en el plano de las libertades civiles"

  • Imprimir

El proyecto oficial de modificación de la Ley de Riesgos de Trabajo fue redactado a medida de los intereses de las ART (Aseguradora de Riesgo de Trabajo). Su contenido surge de los fundamentos de las políticas liberales y neoliberales. Es un proyecto de ley que no atiende la prevención de la salud laboral y, por lo tanto, tampoco reducirá los niveles de litigio.

Para los que vivimos la década de los noventa y sufrimos las consecuencias de las políticas neoliberales en su máxima dimensión, esta iniciativa nos hace recordar cuando se defendieron los mismos intereses y contenidos que se dispusieron a través del proceso de la flexibilización laboral. Lamentamos profundamente que, una vez más, se deje al trabajador en inferioridad de condiciones frente a las corporaciones.

Los trabajadores del ámbito de la energía, y en particular de la energía eléctrica, vivimos las consecuencias cuando los grupos económicos se apoderaron de las ART. Porque fue un mecanismo de abaratamiento de la vida del trabajador que padecía de un accidente o enfermedad profesional y porque disminuyeron las inversiones para la protección y prevención del trabajador. Es tan degradante el proceso que vivimos con la flexibilización,  que el mejor negocio para la ART ha sido pagar por la vida o la incapacidad de un trabajador que hacer inversiones que garantizaran el desarrollo de las políticas preventivas.

Denunciamos el contenido de este proyecto de ley, porque en lugar de poner el centro en la prevención y el resguardo de la salud de los trabajadores pone el eje en garantizar el lucro para los grupos corporativos.

Con respecto al argumento que se sostiene desde el oficialismo, de que la reforma aumentará las indemnizaciones, queremos aclarar que eso sucederá solo en contados casos porque la mayoría de las enfermedades profesionales quedan fuera del ámbito de considerarse como tales. Lo que significará que en la práctica no bajarán los niveles de reclamos en el ámbito judicial.

Además, este es un nuevo golpe a los costos que enfrentan las obras sociales sindicales. Dado que, al no hacerse cargo las aseguradoras de determinadas enfermedades profesionales son las obras sociales las que asumen la solución de los problemas generados en el ámbito laboral.

Entonces, ¿quién se beneficia con la eliminación de la denominada “doble vía? Para nosotros está claro que es un chantaje al conjunto de los trabajadores. Porque es lo mismo que preguntarse quién tiene más poder: si las corporaciones que manejan miles de millones de pesos o los trabajadores tercerizados, en negro, subcontratados, sin derechos y con un salario promedio que está en el orden $3.500.

Por otra parte, denunciamos que se violan derechos internacionales y se condicionan a los trabajadores a recurrir a la justicia civil. O sea, que se obliga a los trabajadores a recurrir a jueces y normativas que no tienen la conciencia ni la sensibilidad social que tienen los jueces del trabajo que son los jueces naturales para estos temas.

Es decir, este proyecto de ley no resuelve el problema de fondo que es la prevención de los riesgos de trabajo. Lo que hace es actualizar los montos a cobrar, no actualiza el universo de enfermedades laborales, deslinda aún más a los empresarios y el Estado de la responsabilidad sobre las condiciones de seguridad de los trabajadores y elimina los principios protectorios que rigen en la justicia del trabajo.

Finalmente, queremos reafirmar que los derechos laborales son derechos humanos y que convocamos a todos y cada uno de los trabajadores de las diversas actividades a tomar conocimiento sobre las consecuencias que esta ley tendrá para nuestras familias. El camino es conocer y estar unidos para enfrentar los intereses de los empresarios.

P/ Comisión Directiva del Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata